Páginas vistas en total

viernes, 29 de agosto de 2014

TIPOS DE LECHE (?)

La leche es una de las bebidas - no alcohólicas - de mayor consumo en el mundo (por supuesto después de la Coca Cola y el Café) y para lograr esto se ha promocionado de tal forma que existen cientos de supuestos beneficios que esta aporta a nuestra salud; de la misma manera, se ha adaptado al mercado, logrando una variedad de productos construidos en base a las distintas necesidades del consumidor de tal manera que en la actualidad encontramos un número inmenso de "derivados lácteos" que incluso ni si quiera podemos llamar LECHE, así que hoy hablaremos acerca de estos TIPOS DE LECHE.

Para empezar quiero dejar claro que la leche NO ES un producto indispensable en nuestra dieta, y posiblemente la masificación de su consumo se hizo por el exceso de ganado vacuno que se alcanzó incluso antes que los primeros imperios; prueba de que podemos prescindir de ella son las culturas americanas (Incas, Mayas, Aztecas) que no conocieron a la vaca ni a sus fluidos y esto no fue un impedimento para que alcanzaran los niveles de los que hasta hoy nos sorprendemos. Pero - ¿Y de dónde sacaban el calcio necesario para su crecimiento? - es cierto que el CALCIO es uno de los principales macroelementos en el cuerpo, y que no solo lo necesitamos para la formación de los huesos si no incluso para el movimiento muscular; y aunque este es muy rico (y fácil de digerir) en la leche, la carne, los pescados y cereales como el maíz, (en todas sus variedades) son ricas en este elemento, y es por ello que las momias encontradas en culturas Incas y Pre-incas tienen sus piezas dentarias y huesos en muy buen estado.


Bueno, vayamos a lo que el título dice y ello son los TIPOS DE LECHE:
LECHE FRESCA: Para fines prácticos algunos le llaman leche de establo y es aquella sin mayor operación después del ordeño; su sabor es fuerte comparado con el de las leches comerciales, llegando incluso a desagradar a los niños acostumbrados al soso sabor de las leches envasadas. Previo a su consumo es preferible hervirla ya que contiene una flora bacteriana entre las que puede habitar el Mycobacterium tuberculosis, responsable de la tuberculosis.
LECHE PASTEURIZADA: Escasa en el mercado por su limitado tiempo de vida y condiciones de conservación (1 semana en refrigeración), contiene un sabor bastante parecido al de la leche original, pero con un tratamiento que da la seguridad de tomarla directamente, con la nostalgia de los que alguna vez degustaron la leche recién salida de la vaca. Contiene carga microbiana banal (no causa daño) que hace que su tiempo de vida sea limitado.
LECHE EVAPORADA: Su nombre lo dice, se ha evaporado el agua contenida en esta, concentrando el producto para reducir su volumen con su posterior se ESTERILIZACIÓN, dejando un producto sin el menor rastro microbiano o de sus esporas, prolongando su tiempo de vida hasta en 12 meses sin necesidad de refrigeración, mientras el envase continué cerrado. Su sabor es concentrado por lo que debe "terciarse" con agua para su consumo.
LECHE UHT: Aunque muchas veces el envase diga "Leche Fresca" esta es una leche tratada bajo el innovador tratamiento de "Ultrapasteurización" o Ultra high temperature que se basa en someter a una muy elevada temperatura a la leche (135-140ºC) por tiempos que no pasan los 4 segundos, con un posterior enfriado que logra una "esterilización comercial" destruyendo la gran mayoría de bacterias y garantizando un tiempo de vida del producto de 6 meses mientras no se abra. Su sabor es leve comparado con las otras leches.
LECHE PARCIAL o TOTALMENTE DESCREMADA: La gente siempre va a ver a la grasa como enemigo por lo que las leches light o super light (con 1 y 0% de grasa respectivamente) son productos elaborados para aquellos que buscan "no engordar", mermando con ello, el sabor y la textura que aporta la nata y en el peor de los casos consumiendo una bebida que podría parecerse más al agua con cal que a la propia leche.
LECHE DESLACTOSADA: Como está de moda padecer de algo, la leche deslactosada trata de recuperar o reconquistar a ese mercado que alguna vez perdió, pasando esta bebida por un tratamiento enzimático que convierte su azúcar, en uno mucho más digerible, dejando como resultado un sabor ligeramente más dulce. Aunque algunas marcas se pelean por cual de sus productos tiene menos lactosa, lo ideal es que al menos tenga un leve rezago de esta, para que el intestino recupere su capacidad de producir la lactasa y de esta manera puedas tomar la leche sin dificultades.
LECHE FORTIFICADAS o CON ESTIMULANTES: Aquí entran las leches reforzadas con más calcio, más hierro, DHA o con sabores a vainilla chocolate, etc. Cabe resaltar que muchas veces estos "nutrientes" con los que se refuerza no necesariamente cumplen con alguna función en el cuerpo; es decir si van a estar en mayor cantidad pero ello no significa que nuestro cuerpo pueda asimilarlo como en un alimento normal (léase también). En cuanto al sabor pues dependerá de la esencia que se le adicionó.
LECHE MODIFICADA: Desde este punto comienzan las variables, pues en este producto la crema de leche, tan valorada en repostería y gastronomía, es retirada de la leche para ser reemplazada por grasa vegetal; como esto normalmente se hace para abaratar costos estas grasas suelen ser de pésima calidad, que en vez de mejorar el producto (pues al quitar grasa animal también quitas colesterol) termina haciéndolo igual o peor debido a que son grasas saturadas y al sabor a "legumbre" que tienen estas. Además suelen tener otros ingredientes como maltodextrinas, esencias y derivados de soja.
BEBIDAS LÁCTEAS: Tal y como lo lees, en el mercado hay productos que ni si quiera pueden llamarse leche pues contienen tantos componentes que la legislación ya no permite que lleven este nombre; entre los ingredientes más comunes encontramos: suero de leche, esencias, soja, maltodextrinas, leche en polvo, grasa vegetal, y claro también un poquitín de leche para que no les remuerda la conciencia. Estos productos tienen un sabor más dulce que la leche, el ya mencionado olor a legumbre (auspiciado por la soja) y hasta un color no tan blanco.

Un momento - ¿Entonces existen en el mercado productos que me hacen creer que son leche y en realidad no lo son? - Pues no, las normas no permiten que ellos usen el nombre LECHE por lo que podrán una vaquita, o sus logos bien grandes, junto con slogan que digan "riquísima", "nutritiva", etc. pero mientras sigas y sigas buscando no encontrarás la palabra LECHE, además si la mayoría de lacteos están bordeando un precio y encuentras uno de casi la mitad de su valor, ¿No crees qué el que en realidad se está estafando eres tú?

Así que para terminar te invito a que vayas a tu refri o leas en el supermercado con más atención para que te enteres "que es lo que en realidad estabas tomando", mas con esto no digo que no te estés nutriendo porque estas mezclas podrían ser, incluso, más saludables que la propia leche, estaremos atentos a sus comentarios y como siempre me despido esperando que coman bien y beban aún mejor. ¡SALUD-OS!